Mentiras… o mentirijillas

Ultimamente estamos asistiendo a una exposición pública sobre personas, entidades , organizacions y otros seres que mienten, engañan, o como mínimo no dicen toda la verdad.

Lance-Armstrong-no-podra-parti_54320540801_51351706917_600_226

Políticos, deportistas, empleados, … consortes y hasta tus más allegados seres te cuelan alguna. De hecho…. quien no ha dicho alguna mentirijilla algúna vez?…. no os engañéis…. que podría ser como mínimo la segunda…..

He leido un artículo muy interesantes sobre ¿Porqué mentimos?… es un articulo debate de la vanguardia. Empieza con una frase que ya te hace pensar…..

“Una verdad sin interés puede ser eclipsada por una falsedad emocionante”.

Es una frase del escritor británico Aldous Leonard Huxley que puede sintetizar una realidad palpable en cualquier sociedad: los engaños que nos suelen acompañar en nuestra vida pública y privada.

Parece afirmar que sin mentiras no hay emoción …. y que los mentirosos suelen ser mediocres…..El artículo afirma que mentir… es un acto consciente, que se hace sabiendo porqué lo haces … pero que no todos sabemos hacerlo… o al menos hacerlo bien ….

Según el artículo existen dos tipos de mentirosos….: el fabulador y el sinvergüenza.

“El fabulador es alguien acostumbrado a contar mentiras a lo grande y en todos los ámbitos; se reinventa aunque lo hayan descubierto antes, mientras que el sinvergüenza es aquél que lo que intenta es lograr una ventaja para llegar a alcanzar un objetivo que no puede conseguir o que no tiene la seguridad para lograrlo”

Según dice los mentirosos, a menudo, suelen acabar confesando, son víctimas de su propia mentira.

“El autoengaño funciona hasta el punto de que la persona tiende a buscar explicaciones que justifiquen racionalmente su conducta. Lo que se acaban creyendo son, precisamente, esas justificaciones, pero en todo momento son conscientes de que han hecho algo mal”,

Recuerdo a mi amigo Toni, que en paz descanse, era un mentiroso compulsivo, no era un mentiroso que buscaba un beneficio personal, tan sólo buscaba un reconocimiento externo, social y un alabo diario…. algo como ” yo colaboré con la investigación de la sábana santa” fueron una de las historias, que él mismo se explicaba y creía. Era tal la “mentira”, catalogadas como “bolas ” por parte nuestra, que hicimos hasta una lista y votábamos el ranking top ten. El mismo se creía su propia mentira y la argumentaba tanto que se la hacía realidad. Claro una persona así con una capacidad de imaginación innata era una bomba de relojería. De todas formas Toni, destacaba más como excelente persona que no como un bolero…. Toni,.,,, te queremos igualmente… descansa en paz.

El citado artículo menciona a un filósofo, Alexander Pope, según él “el que dice una mentira no sabe qué tarea ha asumido, porque estará obligado a inventar veinte más para sostener la certeza de ésta primera”. Dicho de otra manera, para mentir hay que tener memoria, sino, la mentira se acaba girando en tu contra, y no todo el mundo es capaz de sobrellevar el peso de la culpa, por lo que al final uno se ve obligado a confesar.

El artículo explicita que, perdonar a un mentiroso y, sobre todo, volver a confiar en él, es una tarea complicada:

 

“La confianza cuesta mucho de construirse, pero se destruye muy rápidamente. Lo único que se puede hacer en este caso es rehacer la vida y demostrar que no se es un fabulador y que se está muy arrepentido”,el factor cultural que hay implícito en las mentiras tiene también mucho que ver: “En las culturas mediterráneas se perdona mucho más la mentira, e incluso la picaresca parece que está bien vista”.

Esta discusión la he tenido con Núria, ahhhh super Núria, … realmente se puede perdonar a un mentiroso que te ha lastimado… realmente los mentirosos cambian de actitud y corrigen esa innata y patológica forma de ser. Bajo mi punto de vista, el perdonar es obligado, no se puede vivir instaurado en el odio o el remordimiento. Perdonar implica superar la fase, relativizar y avanzar en el proceso. Desde mi punto de vista, un mentiroso no cambia… tan sólo adormece esa actitud de forma temporal. Que le lleva a esa persona a volver a instaurarse en ese ficticio mundo… que te lleva a ti…. sufrirlo…?

385409_10150344306741315_187097496314_8553188_1514441756_n

Mentiras sociales

Uno de los párrafos del artículo habla de la mentiras sociales. Según él, TODOS hemos mentido en alguna ocasión ( ya os lo he dicho al principio…. no os mentía), dice que incluso se ha demostrado que algunos primates también se mienten entre ellos

La conclusión que el expone es que todos tenemos una parte de la mentira que es innata en nosotros, según él:

“Hay mentiras que son inevitables en la vida social ya que ésta es compleja y, a veces, nos vemos arrastrados”, asegura Selva. La lista de este tipo de mentiras no es precisamente corta: mentiras para economizar el lenguaje, para causar buena impresión ante los demás y guardar nuestra imagen, mentiras por autoengaño, mentiras piadosas, por cortesía, protección o por miedo.

 

Lo de las mentiras piadosas… estoy de acuerdo… tan sólo hay que ver como manipulamos a nuestros pequeños en aspectos como … Tió, Papa Noel o Los Reyes Magos¡¡¡¡ Lo hacemos por nuestro interés o pro el suyo? Yo tengo una anécdota personal de mentira piadosa, que evita sufrimiento de mi época de Gran Hermano…. viaje a Mexico en vez de Colombia…. fue piadosa…. y me ahorré discusiones y tensiones… pero eso ya es otra vida.

“Hay una gradación de la mentira social más o menos tolerable a una mentira que se va transformando en algo peor”, explica el catedrático, que cree que la mentira mala más común es “aquella que se utiliza para manipular a los demás con el fin de conseguir algo”.

 

El hecho de que no nos pillen mintiendo nos anima, según Selva, a seguir mintiendo con más frecuencia: “Uno de los beneficios que se obtiene con la mentira es conseguir algo bueno o evitar algo malo. Si la persona ve que ha tenido éxito, tiende a repetirlo”.

Vaya tela de afirmaciones, según el mentimos de forma patológica o incluso por aspectos antropológicos….

380140_10150347894066315_187097496314_8570427_1801077954_n

Aristóteles dijo que “no basta decir solamente la verdad, mas conviene mostrar la causa de la falsedad”. Un reto social pendiente, tanto en nuestra vida pública como privada.

CONCLUSIONES

En fin que lo tenemos claro… que o porque nos conviene, o porque no nos conviene siempre hay alguien que nos ha mentido/o hemos mentido. Yo suelo decir que las mentiras piadosas son necesarias, que ayuden a ser feliz … o es tan malo, mentiras a medias… o no explicar toda la verdad ayuda. Está claro que si todo el mundo fuese como Núria, que siempre ( o casi siempre) dice la verdad…. todos sabríamos mejor a que jugamos, que nos jugamos y nos ahorraríamos malos entendidos. … Núria… gracias por ser como eres y por decir siempre la verdad…. cuando se te pregunta … aquí está el truco.

Apa a ser bueno y no digáis muchas mentiras

jose-mourinho1

Leer más: http://www.lavanguardia.com/vida/20130130/54362273755/por-que-mentimos.html#ixzz2JU48Xom5

One thought on “Mentiras… o mentirijillas

Deja un comentario