Nuevos modelos de relación 2ª

Bueno …. últimamente hago entradas de dos en dos o más y relacionadas. Esta es la segunda parte de la anterior …. de los nuevos modelos de relación entre personas, parejas.

Aquí voy hablar de la LAT. Es un nuevo concepto de relación que se está imponiendo bastante . Se llama Living Apart Together (Juntos pero no revueltos) y es como cualquier otra relación salvo por una pequeña gran diferencia, los miembros de la pareja no comparten casa.

Living-apart-together1-264x300

Ser LAT no significa renunciar a la fidelidad, ni a compartir tu vida con alguien; sí significa renunciar a la obligatoriedad de compartir cada mínimo detalle con la otra persona, incluso cuando no tienes muchas ganas.

Quiero destacar que , a menudo se confunden conceptos o como mínimo se frivolizan  en exceso. Los LAT suelen ser asociados a un concepto que para nada estoy de acuerdo y desde luego no lo comparto ni practico, los famosos Follaamigos. Coleguillas que frivolizan  con las relaciones personales y que de forma abierta establecen relaciones con más personas, amigos y sexo. Es un concepto demasiado hipócrita y superficial, para mí.

Se trata de compartir mucho sin perder independencia ni renunciar a tu propio espacio. Las parejas LAT dicen que así evitan peleas y discusiones. ‘Evitamos muchas, muchísimas de las que se producen por naderías, por las pequeñas renuncias que sueles hacer por el otro y a la larga le terminas cobrando’.

He leído un artículo , de estos científicos publicados en la Revista Internacional de  Sociología (Ris)… , el autor es Luis Ayuso,  es doctor en Sociología (con mención europea) por la Universidad de Granada (2005). Luis  expone de form extensa y detallada el concepto. Son mas de 28 páginas de exposición con datos, figuras e información sobre este concepto.

Vol.70, no 3, Septiembre-Diciembre, 587-613, 2012 ISSN: 0034-9712 eISSN: 1988-429X DOI:10.3989/ris.2011.07.18

Por cierto he tenido el placer de comunicarme con él por correo electrónico y comentar algún aspecto del citado artículo. Está preparando nuevas sorpresas.

C6262

A continuación voy extrayendo trozos del artículo, que debo decir que está hecho con un rigor científico excelente, con una claridad de conceptos que ayuda mucho a comprender como avanza esta sociedad.

……..Según dice

En la actualidad, el fenómeno de las “parejas sin convivencia” que los anglosajones denominan como Living Apart Togehter (LAT), se refiere a parejas que se consideran a sí mismas como tales, pero que no viven habitualmente en el mismo domicilio, siendo esta situación independiente de su estado civil. 

…en castellano no existe un término que defina los LAT. El concepto que más puede aproximarse es el de Vivir Juntos Separados utilizado por Meil (2003), que junto con  el de “parejas no residenciales”, o “parejas sin convivencia habitual” son los que más se acercan a este fenómeno. Sin embargo, delimitar entre el deseo o no de convivencia a veces no es tan sistemático pues depende de múltiples factores.

Una primera clasificación teórica podría diferenciar de forma sistemática aquellos LAT que deseen convivir juntos y no puedan hacerlo por motivos como el trabajo en ciudades distintas, tener que terminar los estudios, dificultades en el acceso a la vivienda o existencia de terceras personas (hijos, padres mayores, etc.); y aquellos otros que no deseen la convivencia habitual, bien por mantener su independencia (el control de su tiempo libre, de su dinero, etc.), no tener suficiente información de la pareja o por no querer renunciar a los beneficios de la vida en soledad. 

Una segunda clasificación teórica más compleja combina las razones para estar separados y el grado de deseabilidad de convivencia de la pareja (gráfico 1). Las tipologías deben interpretarse como tipos ideales y han sido obtenidas a partir de estudios cualitativos realizados sobre los LAT a nivel internacional. En función de estos criterios se podrían diferenciar:

  1. Parejas separadas al comienzo de su relación (pre-unión). Presentan una alta deseabilidad de convivencia. Puede darse en todas las edades, en primeras y posteriores uniones, aunque es muy habitual entre jóvenes estudiantes al inicio de sus biografías de pareja. Las razones para su no convivencia suele ser las siguientes: no haber terminado su formación, no tener recursos, ni conocerse aún suficientemente. Se identifican con los noviazgos.
  2. Parejas separadas por razones laborales. Se refiere a aquellas parejas que debido a sus trabajos en diferentes ciudades tienen que estar separadas durante varios días de la semana. Son también conocidas como “matrimonios o parejas de fin de semana”4. Se dan sobre todo al inicio de la carrera laboral, suelen ser transitorias y permiten a ambos miembros continuar con sus carreras profesionales (Meil et al. 2008).
  3. Parejas separadas por cuidados informales a personas mayores y a niños. Son habituales en segundas uniones y representan a parejas que se encuentran comprometidas con cuidar a sus padres mayores o a sus hijos pequeños. Estos sentimientos hacia el cuidado de familiares son anteriores a sus parejas y ello les genera gran culpabilidad si eligen entre uno u otro. Una relación tipo LAT permite compaginar ambos (Levin 2004:231)
  4. Parejas de personas mayores. Suelen ser sobre todo personas viudas muy vinculadas emocionalmente a sus hogares y a sus relaciones familiares con hijos y nietos. Desean tener pareja, pero no renunciar ni a su domicilio ni a sus relaciones familiares. Este tipo de relación es frecuente en mujeres que buscan mantener su autonomía y no volver a responsabilizarse del reparto desigual de tareas dentro del hogar (Karlsson y Borrel 2002).
  5. Parejas que no quieren repetir errores pasados. Se refieren a personas que han experimentado varias relaciones de pareja y se muestran reacias a iniciar una nueva convivencia. Consideran que el día a día y la negociación de la convivencia habitual pueden alterar su relación, por lo que prefieren vivir separadas a corto y medio plazo (Levin 2004).
  6. Parejas separadas pre-ruptura. Esta es la forma más polémica, pues hace referencia a parejas que se encuentran en proceso de ruptura. Suelen estar unidas legalmente e incluso considerarse aún como pareja. Sin embargo, se encuentran separadas por atravesar una crisis en la que deciden cesar momentáneamente su convivencia, e incluso optar por ser “separados/as de hecho”, por cuestiones religiosas, fiscales, etc.

Leyendo hasta este trozo, que en el documento original significa página 5 sólo puede decir que felicito al autor. La clasificación de los tipos de uniones es realmente exhaustiva. He estado pensando si existe alguna más ys i , consideramos compromiso y honestidad entre las personas que forman la pareja, creo que no existen más tipos. En este caso… los famosos Follamigos no cuadran.

livingaparttogether

Seguimos avanzando en el documento y llega a un momento dónde justifica porque ahora la sociedad está en evolucionando hacia esta línea…

Los LAT surgen como consecuencia de las tendencias hacia la des-institucionalización del matrimonio, que comenzó con la flexibilización del noviazgo, las relaciones prematrimoniales y, sobre todo, la cohabitación y la difusión del divorcio (Levin 2004). En algunos países como España, a estas características habría que unirle las dificultades para la convivencia en los jóvenes, siendo los LAT una fórmula que combinaría el hecho de tener pareja, con el retraso del matrimonio, y la cohabitación.

Desde la sociología de la familia el estudio de los LAT se contextualiza en un triple debate. 

En primer lugar, se plantea “la cuestión sobre lo que es actualmente una pareja”. Tradicionalmente esta se identificaba con un hombre y una mujer que convivían en la misma residencia, compartían recursos económicos, tenían o pensaban tener hijos, y se consideraban a sí mismos como pareja. Sin embargo, en la actualidad este tipo ideal se flexibiliza (Domínguez 2011). Existe una mayor visibilidad y legitimidad de las parejas del mismo sexo, se incrementa el número de hijos fuera del matrimonio y de parejas sin hijos, se da una mayor igualdad en la distribución de los recursos económicos y de poder dentro de la relación. La convivencia diaria en el mismo hogar deja de ser un requisito indispensable; puede responder a múltiples motivos y tener o no continuidad en el tiempo. 

El segundo “debate se centra en si este tipo de parejas lo son por decisión o por obligación”. La frontera entre el “querer” y el “poder” es a veces muy estrecha, pero ¿por qué dos personas que se quieren no viven juntas? Es muy difícil adivinar los moti- vos de la falta de convivencia cuando se considera que ésta es deseable; en muchos casos podría tratarse de parejas que llevan poco tiempo de relación; y en otros, en las dificultades para combinar elementos estructurales con razones individuales. Junto a la flexibilización privada de los procesos de emparejamiento existen factores estructurales que condicionan la convivencia de la pareja. 

El tercer debate “profundiza en la relación de los LAT con la autonomía de la mujer”. En términos de oportunidades, las mujeres han mejorado su posición en las sociedades avanzadas con mayor autonomía e igualdad. El matrimonio se convierte en una opción y no en un destino, y las formas de organización interna de la intimidad se democratizan (Giddens 1995). La convivencia en pareja tradicionalmente suele exigir a las mujeres una mayor implicación en las tareas del hogar, lo cual repercute en una pérdida de tiempo libre y de independencia. 

Los tres debates son muy acertados. Sobre el porque surgen, existe un párrafo que al leerlo también me dejó… reflexionando…

nueva-corriente_282x172

Para la interpretación teórica de estos debates deben recogerse los postulados de la Teoría de la individualización aplicada a la familia (Giddens 1995; Beck-Gernsheim 2003; o Bauman 2005). El proceso de individualización social que afecta a toda la sociedad se introduce también en la esfera privada rompiendo el tradicional control institucio- nal de muchos de los comportamientos familiares. De esta forma se separa matrimo- nio y reproducción, e incluso pareja de domesticidad. Las relaciones se hacen mucho más inseguras, flexibles y privadas; el individuo tiene mayor capacidad de elección y al mismo tiempo mayores riesgos. La decisión de pasar a vivir juntos supone una apuesta que se evalúa de forma cada vez más visible e individualizada. 

El pasar a vivir con su pareja es un indicador importante de consolidación de la relación. En su decisión aparece el coste de oportunidad; es decir, debe ser más beneficioso convivir con alguien que no hacerlo. Dichos beneficios no se miden solo en términos económicos sino también en aspectos relativos a la propia complementariedad de la unión. Los LAT serían una forma de obtener información previa sobre la pareja para ver los beneficios e inconvenientes de la unión (“relaciones a prueba”); pero también de evaluar su propia implicación: “La pareja que no vive junta privilegia la intimidad que sabe que pierde con la vida en común, mientras que la pareja clásica da más importancia a la vida en común que a su intimidad” (Bawin-Legros y Gauthier 2001:45)

Estos dos párrafos están relacionados con el post anterior, con la suma aritmética, las aportaciones personales y las relaciones constructivas. Contesta en parte las dudas del post anterior.

Lat

A continuación expongo dos de los gráficos que el mismo estudio incorpora.

La primera gráfica expone, en función de la edad el porcentaje de tipos de parejas que se suelen dar. Destaca que todavía existen muchas parejas que .. conviven de forma formal, bajo el paraguas del matrimonio clásico. Es la zona central más grande. Está claro qque al principio de la vida el número de personas son pareja es muy elevado pero que a partir de la franja de 30/39 laos se estabiliza. Así mismo las personas que han estado alguna vez en pareja aumenta con el tiempo.

Captura de pantalla 2014-01-13 a la(s) 20.41.49

Las parejas LAT, son las que son, un porcentaje determinado y que por cierto con el tiempo va aumento.

Captura de pantalla 2014-01-13 a la(s) 20.42.03Este otro gráfico muestra así mismo la evolución tradicional de las personas y que posteriormente hacen el cambio hacia mayor libertad. Las parejas LAT que viven con sus padres, bajan con el tiempo, normal,,,,, se hacen mayores. Las LAT viudas también aumentan con la edad. Entre medio los roles se van intercambiando en peso especifico.

El último punto como tiene que ser es el punto de discusión y conclusiones.

Tradicionalmente los estudios sobre la transformación familiar han puesto el énfasis en los cambios culturales y en la difusión de la cohabitación dentro del ciclo de empareja- mientos. Al fenómeno de los LAT apenas se le ha prestado atención, al identificar estas parejas con la preparación hacia la unión. Sin embargo, y aunque su presencia es pequeña, cada vez es más significativa en todos los países europeos. 

El grado de institucionalización de la familia en la sociedad, tanto desde el punto de vista cultural como estructural, junto con la posición de inde- pendencia e igualdad de la mujer, son elementos claves para descifrar este fenómeno a nivel europeo. La pregunta más importante al analizar esta realidad social es si supone un nuevo modo de relación, y una alternativa a la cohabitación y al matrimonio. 

La literatura muestra que estas relaciones suelen ser sobre todo “forzadas”, bien por obstáculos para la emancipación, o por dificultades para conciliar las biografías laborales con las de pareja. Sin embargo, en aproximadamente un tercio, son también situaciones elegidas, sobre todo cuando se quiere conocer mejor a la pareja, se explici- tan cálculos de costes/beneficios y se valora más el grado de compromiso con la unión. 

El impacto de las relaciones tipo LAT en el contexto español, sí parece tener algunos efectos claros. En primer lugar, una mayor flexibilización de las uniones y el retraso en el acceso al matrimonio; y en segundo lugar, la difuminación en la linealidad y los factores claves asociados al emparejamiento. Tradicionalmente el paso de cohabitante a casada era cuando se quería tener un hijo, sin embargo en la actualidad más de la mitad de cohabitantes tienen hijos. 

¿Cómo pueden evolucionar estas relaciones en el futuro en España? Los LAT como formas de pareja “forzadas”, pueden incrementarse en los próximos años, sobre todo como consecuencia de las dificultades económicas para la emancipación; mientras que los LAT por elección, se espera que aumenten paulatinamente, pero que estén lejos de los niveles de otros países del norte de Europa. Las razones deben buscarse en la cultura y redes de sociabilidad característica de la sociedad española. Solo factores como la mejor posición de la mujer en la sociedad, la rápida asimilación de la flexibilización de normas sociales, o elementos imprevisibles como el impacto de las nuevas tecnologías sobre las relaciones de pareja, acelerarían este cambio

Mis Conclusiones

Hacía ya tiempo que buscaba información al respecto. La verdad es que este articulo me ha servido mucho, sobre todo para entender el porqué me encuentro en la situación en la que estoy. Yo siempre asociaba la situación un exceso de carga o mochila, a la logística, a la negación a volver a sufrir, a la frivolidad y al individualismo. Con lo que me quedo es que no soy un bicho raro, que al final, buscas la felicidad  y te adaptas al momento en que vives y con quien vives.. o veces con quien puedes o quiere que vivas. Las ondas cambie explica este hecho. … os aconsejo mi post.

Veo que el estudio obvia el aspecto de cómo afecta tu educación previa, tu modelo familiar preconcebido y cómo te puedes ver involucrado en alguno de los tipos de LAT… o de matrimonios de segundas o terceras nupcias. Conocí a una persona que se había casado 4 veces. Todas ellas enamorad y pensando que era la definitiva. El romanticismo e idealismo relacional también hace estragos

Ahora entiendo mucho más a personas que he conocido últimamente, creo ya lo lo había hecho.  El modelo de LAT del tipo 3, creo que encaja bastante en muchas  situaciones  actuales  combinada con mis comentarios de impacto educacional que hemos “sufrido”

En fín. Esta vez he intentado hacer un post riguroso, científico….  y sobre todo constructivo. Apa ser buenos

2 thoughts on “Nuevos modelos de relación 2ª

Deja un comentario