Y después de la ruta siempre queda el poso en forma de crónica. Este año tocaba ruta en compañía. Ramón mi compi de habitación en la MOB2023 me propuso participar en una aventurilla conjunta con él. Después de valorar varias alternativas nos decidimos por Escocia y las Highlands. Cosas buenas y cosas no tan buenas en cada una de las alternativas. Escocia es un país muy interesante para este tipo de actividades, paisajes maravillosos, poca gente, naturaleza y lluvia… combinada con viento Al final se unió otro compi más, un maquinorro de la bike , Alex, o sea un salvaje, un maquinorro y un yayete sin entrenar … vaya mezcla.

Como siempre me propuse entrenar un poco, reducir peso y todas esas promesas que siempre me hago. Ninguna de ellas las cumpli. La única el tratamiento de la rodilla con plaquetas. Este tratamiento no me permitió salir mucho… o al menos fué la excusa perfecta.

La logística no fue fácil del todo. Al ser circular y tener que volver a casa empaquetando las bicis… tuvimos que ingeniarnos cómo; si las dejábamos en un hotel, una consigna o comprábamos una nueva caja. Al final en el mismo aeropuerto existe un servicio de consigna muy interesante donde, pagando eso si, pudimos dejar la cajas los días de ruta.

La Aventura

La ruta empezó en Edinburgo capital. Llegamos un dia antes y tuvimos la oportunidad de hacer un poco de turismo, tomar algo, cenar y preparar el viaje des de la tranquilidad de un hotel. Del aeropuerto al primer hotel para empezar la ruta fue evidentemente en bici. Etapa Prólogo le he llamado.

La primera etapa quizás fué la menos espectacular, fue el acercamiento hasta el inicio de la Highlands. En esta primera etapa aún rodamos juntos bastante rato. Mis compis tenían previsto dormir en camping. Yo en hotel. . Esta noche dormimos en Callander, un pueblecito a los pies de las Highlands muy bonito, bucólico y con sol.

La segunda etapa quizás fue la mas espectacular y bastante dura. De Callander llegábamos a Glencoe atravesando ya las Highlands. Una etapa increíble. Paisajes , colores, subidas bajadas, castillos. Escocia en su plenitud. A media ruta nos avisaron que por culpa de un accidente de tráfico, con víctimas, la carretera estaba cortada 12 horas. La alternativa era muy muy heavy o sea que decidimos seguir y ya veríamos. Al llegar al lugar de accidente casi tocando Glencoe pudimos sortearlo por la hierva atravesando los prados. Esta zona de Escocia es increíble. Altas montañas, cascadas, niebla, lluvia, viento. Escocia en esencia. La etapa se tuvo que alargar hasta Fort William, el pueblo algo más grande. Mis compis tuvieron que dormir en el mismo hotel que yo porque no encontraron camping.

La tercera etapa fue más corta, era de Fort William a Lock Ness.. el mítico lago del Monstruo pero no lo vimos eso sí, el trazado hasta llegar al lago es increíble. Paisajes de montaña por bosques repoblados con osos, caminos bucólicos… una maravilla. Esclusas que permiten conectar las diversas partes del lago y unas vistas increíbles. La verdad muy bonito. Esa noche dormí en un hotel con unas vistas al lago, una cena escocesa y tiempo de relax. A partir de aquí con mis compis nos distanciamos e hicimos rutas en solitario. Al no coincidir donde dormir y al ir más rápidos que yo no pedaleamos juntos.

La cuarta ruta fue como de descanso ya que pasado Agile era difícil encontrar sitio para dormir. Etapa de transición, visitando a Invernes, pequeños pueblos, cerca del mar, gaviotas y dormir en un Bed and breakfast un poco … curioso. Esa noche a descansar ya que me esperaba una etapa muy dura al día siguiente.

La quinta etapa fue .. brutal. Al improvisar y salir del track me fie del Google Maps .. y me llevó por la “Ruta más bonita” , según decía él, bonita lo era sin duda pero muy muy larga, dura y además subía a dos picos altos, dos estaciones de esquí que por cierto acumulaban todas las nubes. Las ascensión sube dra dura, rampas de 20%, temperatura de 10 grados , lloviendo… una prueba de resistencia física y mental. Al final la ruta no estuvo mal. Salieron mas de 160 km, con 1700 m de desnivel y mas de 11, 30 horas rodando. Una etapa reina. Esa noche dormir em Stonehaven, pueblo de costa del otro lado.. Ahí si coincido con mis compis .. un rato… y una cervecita.. india .

La sexta etapa teóricamente era más llevadera pero no fué así. La primera parte fué de descubrimiento de castillos , rincones y paisajes cerca de la costa. Una etapa muy bonita que acabó en Dundee.. la ciudad donde una vez el Barça jugo la Copa de Europa. Al ser ciudad escogí un señor hotel y una buena cena.

La última y séptima etapa nos pensábamos que también era fácil y nada de esto. El viento empezó a soplar de forma muy fuerte y ralentizaba el pedaleo a caso 8km/h. La etapa era larga y no exenta de metros de altitud pero como todas bonitas. El último tramo pasando un puente de casi 4 km con un viento en contra brutal. Al bajar del puente, enfoque a Edinburgo y fin de ruta y séptima etapa.

Adelantamos la vuelta todo y teniendo un día más de hotel para poder así descansar antes de volver a la rutina.

Si quieres los tracks, en cada imagen del track esta el link, pincha en la foto.

Bueno esta es la crónica de mi nueva aventura. Creo que puedo estar contento de mi resiliencia y de mis ganas de vivir. Contento por acabar, por disfrutar y no maldecir. La rodilla recuperada .. genial . Justo al acabar ya estaba pensando en la siguiente…. Atacama me espera.. pero antes marruecos en Octubre

Categories:

Tags:

No responses yet

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Categorías